Diana, princesa de Gales

«Goodbye England’s rose
May you ever grow in our hearts…»

La canción Candle in the Wind, cuyo compositor Elton John (cantante, pianista y compositor británico, nacido en 1947) le dedica a su amiga la princesa de Gales en su funeral en 1997, aún resuena en la abadía de Westminster.

Diana Spencer, nombre de soltera de la conocida como Lady Di, sigue siendo sin duda alguna una de las princesas más famosas del siglo XX. De origen aristocrático, se casa a los 19 años con el futuro heredero de la Corona británica, el príncipe Carlos. Por desgracia, este matrimonio se aleja enseguida del cuento de hadas del que parecía estar sacado. El adulterio y los celos socavan a la pareja y conducen a su divorcio 15 años después, en 1996. A pesar de que su vida matrimonial ya está altamente mediatizada, la separación de la pareja principesca es carne de cañón para fotógrafos y periodistas. Diana se convierte entonces en una figura pública cuya vida aparece en artículos de prensa, fotos de revistas y telefilmes.

Más allá de esta incesante fama mediática, desempeña un papel importante en numerosas obras humanitarias, sobre todo en la erradicación de las minas antipersona y en la lucha contra el sida, en la que no duda en desafiar ciertas ideas preconcebidas.

El 31 de agosto de 1997, Diana y su nueva pareja mueren en un terrible accidente automovilístico en el túnel del puente del Alma en París. La tragedia golpea de lleno el corazón del pueblo británico. Tras su fallecimiento, la princesa tan querida por los ingleses recibe innumerables homenajes.