Cómo acabar con la ansiedad

Sentimos un nudo en la garganta, nos falta el aire, el corazón se acelera, el sudor perla la piel y, de repente, una angustia sorda y paralizante emana de lo más profundo de nuestras entrañas y se extiende por nuestro cuerpo. En seguida perdemos el control y tenemos la sensación de que ya no regimos nuestro cuerpo.

Todos hemos escuchado hablar de la ansiedad y la hemos vivido en alguna ocasión: aparece cuando tenemos que hacer una presentación, cuando se avecina un encuentro, cuando esperamos una llamada e, incluso, cuando se producen acontecimientos tan naturales y anodinos como la llegada de la noche o el vacío silencioso de un domingo por la tarde. Así pues, no te preocupes, siempre y cuando estos episodios ansiosos sean intermitentes y soportables. En cambio, cuando este sentimiento de ansiedad se vuelve permanente, intenso y molesto en tu día a día, significa que hay que actuar. No dejes que la ansiedad suponga un obstáculo para tu felicidad. Existen soluciones y herramientas para detener la energía colonizadora de la ansiedad que son fáciles de implementar y de emplear. Hay una multitud de trucos a tu disposición, estés solo o acompañado, en tu casa o en un grupo.

En 50 minutos, descubre el origen de ese mal que te corroe, los síntomas que deben ponerte sobre aviso y nuestros consejos y trucos para no volver a permitir que la ansiedad dicte tu vida. No bajes los brazos, porque todos los problemas tienen solución.